COMPOSICIÓN DE LOS PANELES

POLIURETANO EXPANDIDO (PUR)

Con el término poliuretano se indica una extensa familia de polímeros termoendurecedores cuya cadena polimérica se compone de enlaces uretánicos. Básicamente los poliuretanos se obtienen por reacción de un di-isocianato (aromático o alifático) y de un poliol (típicamente un glicol polietilénico o poliéster), además se añaden unos catalizadores para mejorar el rendimiento de la reacción y otros aditivos que proporcionan determinadas características al material que se desea obtener; en particular: “surfactantes” para modificar su aspecto superficial, retardantes de llama, y/o agentes expansores (si se desea producir espumas). El poliuretano expandido rígido es un polímero reticulado termoendurecedor que se produce mediante la reacción de dos componentes principales – polioles y poliisocianatos – en presencia de un agente expansor (en general hidrocarburos, CO2 u otras mezclas) y de otros aditivos como catalizadores, siliconas, retardantes de llama, etc. La reacción es de tipo exotérmico y el calor que se genera pone en ebullición el expansor que queda encapsulado dentro de la estructura celular resultante. Durante la reacción que lleva las materias primas desde el estado líquido al sólido del polímero final, la espuma manifiesta grandes propiedades de adhesión sobre casi todos los tipos de soporte; esta característica ha resultado ser fundamental precisamente para el desarrollo y la industrialización de los paneles aislantes con revestimientos flexibles.

– Espuma poliuretánica (PUR) aplicada continuamente.

– Densidad “con piel”: 40 kg/m3.

– Densidad “sin piel”: 36-38 kg/m3.

– Conductividad térmica útil: 0,023 W/mk.

– Resistencia a la compresión al 10% de la deformación:

1,2 kg/cm2.

– Valor de adhesión a los soportes: 1 kg/cm2.

POLIISOCIANURATO (PIR)

Las espumas rígidas de poliisocianurato presentan una mayor concentración de diisocianato de difenilmetano (MDI) con respecto al poliuretano y por lo tanto presentan una mayor resistencia a la compresión y buenas propiedades físicas a las densidades más altas, asegurando aislamiento térmico, resistencia mecánica y panel completamente monolítico.

LANA DE ROCA

La lana de roca, también llamada lana mineral, es un silicato amorfo que se obtiene fundiendo los minerales que la componen (se trata de basalto, una roca volcánica compuesta de plagioclasas, piroxenitas y olivinas) y volviéndolos a solidificar en forma de fibras que a menudo son mantenidas juntas por un aglutinante a base de resinas termoendurecedoras. Este material tiene la capacidad de ser un excelente aislante tanto térmico que acústico, gracias a su estructura macroscópica lanuginosa que atenúa los ruidos y que, englobando grandes cantidades de aire, aísla del calor; la lana de roca garantiza por lo tanto un comportamiento de resistencia y de reacción al fuego y se considera un material ignífugo. La lana de roca que hace de capa aislante se fabrica en tiras de lana mineral dispuestas perpendicularmente al plano de los soportes.

– Reacción al fuego: incombustible, la lana de roca garantiza una protección eficaz contra los incendios, con punto de fusión superior a 1000 °C

– Propiedades aislantes acústicas: la lana de roca tiene la capacidad de absorber y reducir altos niveles sonoros

– Propiedades termoaislantes: hasta λ 0,041 W/mK

– Permeabilidad al vapor ácueo: gracias a su estructura a base de fibras, la lana de roca es permeable al vapor ácueo

– Repelencia al agua: las fibras tienen una repelencia permanente al agua

– No nociva para la salud humana ni para el medioambiente

– Resistencia a los microorganismos

AISLAMIENTO TÉRMICO

Con aislamiento térmico se entienden todos los sistemas y las operaciones centrada sin reducir el flujo térmico intercambiado entre dos ambientes a temperaturas diferentes. Hablar de aislamiento térmico equivale a estudiar la conductividad térmica de un material, indicada con λ o U y dada como la relación, en condiciones estacionarias, entre el flujo de calor observado y el gradiente de temperatura que causa el pasaje del calor. En otras palabras, la conductividad térmica es un promedio de la aptitud de una sustancia a transmitir el calor y depende solo de la naturaleza del material, no de su forma.

AISLAMIENTO ACÚSTICO

El aislamiento acústico de un material depende de su capacidad de reducir el paso de energía sonora entre dos ambientes. En el sector del aislamiento acústico en la construcción vale la ley de masa, que expresa que el coeficiente de transmisión de potencia sonora aumenta cuando disminuye la masa de la pared por unidad de área y la frecuencia del sonido. La fonoabsorción, es decir la capacidad de un material de absorber la energía sonora, involucra diferentes mecanismos que dependen de la porosidad, de la resistencia del flujo y de la capacidad del material de absorber el aire que vibra (transparencia acústica). Un material fonoabsorbente debería de tener simultáneamente una alta transparencia acústica (y por consiguiente una baja resistencia al flujo) y una buena disipación de la energía penetrada (y por consiguiente una alta resistencia al flujo): se trata de propiedades contrastantes. Así que un buen panel acústico normalmente está formado por una superficie de alta transparencia acústica y un relleno con porosidades dispuestas en dirección diferente a la del flujo.

COMPORTAMIENTO FRENTE AL FUEGO

La reacción al fuego es el grado de participación a la combustión de un material. En relación con esta aptitud a los materiales se les atribuye una Euroclase (de la A a la F), que aumenta con el grado de participación a la combustión. La resistencia al fuego es la aptitud de un elemento de construcción para mantener su estabilidad mecánica, a no propagar la llama y a conservar el aislamiento térmico durante un determinado plazo de tiempo. La resistencia al fuego se expresa en minutos, desde el comienzo del periodo de calentamiento hasta al momento en que el componente sometido a prueba cesa de satisfacer los requisitos a los cuales tiene que ser conforme.

PARÁMETROS CARACTERÍSTICOS DE LA REACCIÓN AL FUEGO

La reacción al fuego de un material es un fenómeno muy complejo que depende de varios parámetros, siendo los siguientes los principales:

– Inflamabilidad: entendida como capacidad de un material de entrar y permanecer en estado de combustión, con emisión de llamas y/o durante la exposición a una fuente de calor

– Velocidad de propagación de las llamas: entendida como la velocidad con la cual el frente de llama se propaga en un material

– Goteo: entendido como la capacidad de un material de crear gotas de material fundido después de y/o durante la exposición a una fuente de calor

– Post-incandescencia: presencia de zonas incandescentes dopo de apagar la llama (por ejemplo, brasas) que podrían

alimentar de nuevo el fuego desarrollando calor en la unidad de tiempo: entendido como la cantidad de calor emitida en la unidad de tiempo por un material en estado de combustión

– Producción de humo: entendida como la capacidad de un material de emitir un conjunto visible de partículas sólidas y/o líquidas suspendidas en el aire, fruto de una combustión incompleta en condiciones definidas de producción de sustancias nocivas: entendida como la capacidad de un material de emitir gases y/o vapores en condiciones definidas de combustión.

PARÁMETROS CARACTERÍSTICOS DE LA RESISTENCIA FRENTE AL FUEGO

La resistencia frente al fuego es la capacidad que tiene una construcción, una parte de ella o un elemento constructivo para

mantener, durante un determinado tiempo:

– La resistencia R: aptitud a conservar la resistencia mecánica bajo la acción del fuego;

– La hermeticidad E: aptitud a no dejar pasar, ni producir, si sujeto a la acción del fuego por un lado, llamas, vapores o gases calientes por el lado no expuesto;

– El aislamiento térmico I: aptitud a reducir la transmisión del calor.

Considerando cuanto precede:

con el símbolo REI (seguido de un número N) se identifica un elemento constructivo que tiene que conservar, durante un tiempo determinado N, la resistencia mecánica, la resistencia a las llamas y a los gases calientes, el aislamiento térmico;

El número N indica la clase de resistencia al fuego.

Para clasificar los elementos no portantes el criterio R se cumple automáticamente si se cumplen los criterios E e I. Para los elementos portantes, la comprobación de la resistencia al fuego se efectúa comprobando que la resistencia mecánica sea mantenida por el tiempo correspondiente a la clase de resistencia al fuego de la estructura con referencia a la curva nominal de incendio. Los certificados obtenidos con arreglo a las normativas antiguas valen 5 años si se han conseguido posteriormente al 1995 y mantienen su validez solo en Italia. Actualmente, con arreglo al Decreto Ministerial de 16 de febrero de 2007, los nuevos productos y elementos de construcción tienen que estar certificados según las nuevas reglas de la norma UNI EN 13501. La nueva clasificación europea, que se aplica a los elementos de cierre no portantes, prevé que se suprima la letra R y se añada un nuevo parámetro W relativo a la emisión de energía. Un elemento resistente al fuego se podrá por lo tanto clasificar: E – EW – EI

 

Cotiza por WhatsApp